martes, 16 de septiembre de 2014

LA REGADERA










 
Cómo regar


No hay recetas para el riego, la cantidad y frecuencia de agua a aportar depende de varios factores: especie, estación del año, estado de crecimiento, etc.


En época de siembra o plantación los 12 cm superficiales del suelo deben estar completa y uniformemente húmedos, aunque no encharcados.


Las plantas muy jóvenes deben regarse frecuentemente para que nunca se resequen.


Si las hortalizas se cultivan al aire libre en parcelas, conviene agruparlas en función del agua que necesiten, de modo que todas reciban la cantidad necesaria.

Las hortalizas son sensibles tanto al exceso como a la falta de agua.
-Métodos de riego




   Riego por surcos


Riego por goteo



Riego por aspersión







Es frecuente regar por surcos, inundando el espacio que queda entre caballón y caballón.


El riego por goteo resulta ideal para hortalizas y cada vez se emplea más que el riego por surcos.


El riego por aspersión también se usa en huertos. Inconveniente: al mojar hojas y frutos se favorece el desarrollo de hongos.